Caída de pelo

Related image

Descripción:

La caída o pérdida patológica de pelo, se le denomina alopecia. Una cabellera normal pierde entre 60 y 120 cabellos al día. Lejos de ser un motivo de alarma, esta pérdida es un proceso normal, tanto en hombres,  mujeres y niños, corresponde al proceso de renovación capilar que tiene lugar diariamente, como consecuencia del ciclo de formación y desarrollo del pelo.

Entre las alopecias más frecuentes están la alopecia androgénica, la alopecia areata o en parches y la alopecia cicatricial.

La alopecia androgénica o calvicie común consiste en un proceso en el que, tanto factores hormonales como hereditarios, juegan un importante papel. Suele comenzar en la pubertad y se acentúa visiblemente alrededor de los 30 años. Inicialmente afecta a la región frontal y la coronilla, aunque con la edad se extiende progresivamente a otras zonas del cuero cabelludo. Aunque este tipo de alopecia es característica de los hombres, también puede darse en la mujer, aunque con menor frecuencia y de forma menos severa.

Otro tipo de alopecia que se presenta con relativa frecuencia es la areata, de la cual no se conoce exactamente la causa, aunque parece ser que existe una predisposición genética. También es posible que intervengan reacciones auto-inmunes y otros factores como el estrés emocional. Este tipo de alopecia se suele presentar súbitamente y de manera localizada.

El pelo tiene diferentes fases de crecimientos que tienen una duración predeterminada y en algunas condiciones estas etapas se ven acortadas como es el caso del elefluvio telógeno que es un tipo de alopecia en el cual el pelo pasa de forma prematura de la fase de crecimiento (anágena) a la fase de caída del pelo (telógena). Esta alteración capilar afecta preferentemente a la mujer y generalmente aparece pasado un tiempo de latencia (entre uno y dos meses) desde la actuación de un factor desencadenante, muchas veces una situación de estrés, posterior al embarazo, alguna enfermedad o algún medicamento.

Ciertas carencias nutricionales repercuten en la función o estructura del cabello. En este sentido, dentro de los nutrientes esenciales que deben formar parte de cualquier dieta equilibrada para mantener una salud capilar, destacan los aminoácidos azufrados, el zinc, la vitamina B6, el hierro y el azufre.

Como vemos la caída de cabello es de causa muy variada, que puede ir desde un problema congénito (hereditario) hasta déficit nutricional, por lo que es de vital importancia que un profesional capacitado realice una exploración e historia clínica adecuada, para así diagnosticar la alteración capilar y establecer las medidas o el tratamiento adecuado.

Otras enfermedades que atendemos

Service Image

Acné

 

Es una enfermedad inflamatoria de la unidad pilosebácea. Es una de las patologías dermatológicas más frecuentes, ya que afecta casi al 80% de los adolescentes entre los 13 y los 18 años. Representa ...

Service Image

Rosácea

 

La rosácea es una dermatosis inflamatoria crónica caracterizada por episodios transitorios de rubor, eritema permanente, telangiectasias, pápulas y pústulas en el área central de la cara. Propia de ...